martes, 27 de marzo de 2007

SISTEMAS TEOLÓGICOS FRENTE A LA REVELACIÓN ESPECIAL

SISTEMAS TEOLÓGICOS BÁSICOS FRENTE A LA REVELACIÓN ESPECIAL.
www.bmartinezmendez.blogspot.com/
bmartinezmendez@yahoo.es


A. La posición de la teología Católica-romana.

Según el Concilio de Trento (1545-1563), la Iglesia de Roma cree que tiene dos fuentes de revelación divina que se 'interpretan mutuamente: la Biblia y la Tradición. Dicha Iglesia no cree que sea necesario buscar toda la doctrina en la Biblia, sino que tiene suficiente con lo que ella considera meras alusiones a sus dogmas.
Conviene señalar que por encima de la Biblia y de la Tradición está la autoridad de la Iglesia de Roma que, en la persona del Papa es infalible y es quien, en realidad define la doctrina.
Los errores fundamentales de este sistema son:
1. A la revelación única de la palabra de Dios, registrada en la Biblia, añade la tradición oral, sin garantía bíblica, apoyada únicamente en las preferencias de la Iglesia de Roma. Y todo esto lleva a la formación de nuevas doctrinas.
2. Somete la Escritura a la Iglesia, en vez de someter la Iglesia a la palabra de Dios. El magisterio de la Iglesia de Roma pretende ser, no heraldo sumiso y obediente de la palabra de Dios, sino esta misma Palabra encarnada que le permite enseñar como Palabra divina lo que cree descubrir en una pretendida "revelación progresiva". De ahí se sostiene la mariología (como ejemplo, la proclamación del dogma de la Asunción de María) para cuya justificación no se preocupa demasiado en encontrar fundamentos bíblicos.
3. Desmiente prácticamente el testimonio bíblico e histórico del cese de la revelación divina en el período apostólico, e identifica y confunde "revelación" con "iglesia". Adopta un sistema de "revelación" que consiste en la pretensión da que Dios se revela constantemente (no en determinados momentos, cono sucedió en el pasado) en la historia de la Iglesia de Roma. Esto quiere decir que dicha Iglesia, como institución, pretende de ser no solamente una autoridad humana infinitamente respetable, sino el órgano a través del cual una autoridad divina se manifiesta.

B. La posición de la teología subjetiva.

La teología subjetiva se levanta en contra de la autoridad bíblica para poner en su lugar la autoridad de la razón humana. En vez de prestar obediencia a la palabra de Dios, el teólogo liberal afirma que el árbitro supremo en todos los campos del conocimiento humano, e incluso el religioso, es su propia razón a la que debe someterlo todo.

Son manifiestos los errores de la teología subjetiva:

1. Trata la Biblia como cualquier otro libro humano. Se aplican a su estudio las mismas reglas que se utilizan para estudiar otros documentos de la antigüedad, o los autores clásicos.
2. Rechaza todo lo sobrenatural. No se aceptan científicamente los milagros.
Desecha las doctrinas del pecado, la expiación y la Trinidad porque no encajan con el sistema racionalista. Limita la experiencia religiosa dentro del ámbito controlado por la razón y niega la posibilidad de actividad trascendente de Dios.
3. Al rechazar toda actividad trascendente v milagrosa de Dios, niega la inspiración de la Biblia. Cree que es imposible una revelación sobrenatural por parte de Dios y reduce la inspiración al "poder" que la Biblia tiene, como un buen libro de religión, para "inspirar" (suscitar) experiencia religiosa. Según este concepto, la revelación no es más que el discernimiento humano de ciertas verdades religiosas.
4. Enseña el principio de la evolución religiosa de los pueblos. Según este concepto el cristianismo no es más que la culminación de la evolución religiosa de la humanidad que tuvo su origen en las formas más groseras de la superstición y el paganismo. Afirma que el Pentateuco no fue escrito por Moisés, sino que consistía en realidad en una recopilación de diversas tradiciones, leyendas y documentos, llevada a cabo por los sacerdotes del templo en Jerusalén. Declara que Cristo no es más que un buen hombre quien adquirió, gradualmente, consciencia de una función profética hasta llegar a la convicción da que era el Mesías - uno más entre tantos que pretendían lo misino, pero mejor dotado por una natural predisposición religiosa.
5. Mantiene un optimismo desmesurado en las capacidades innatas del hombre. Según los teólogos liberales, estas capacidades están en el proceso de evolución creciente hacia la perfección. Entonces se denuncia el pecado y, en vez de proclamar la fe en Jesús para salvación, se proclama la fe de Jesús como ejemplo.

C. La posición de la teología neo-ortodoxa.

La neo-ortodoxia es una reacción frente al racionalismo extremo de la Teología Subjetiva y su fe en el exagerado optimismo de las teorías evolucionistas. Declara que el hombre, no es tan bueno, ni tan sabio, como se había supuesto. La Neo-ortodoxia vuelva a colocar al hombre en su sitio. Reconoce el hecho del pecado y la depravación del hombre y al mismo tiempo admite la soberanía de Dios quien, por su gracia, salva a los hombres en Cristo, mediante su Palabra. Pero, desgraciadamente, la neo-ortodoxia no es una vuelta completa a la ortodoxia y toma frente a la Biblia una actitud impropia.

Las equivocaciones de esta teología, entre otras, son:

1. Niega la infalibilidad de la Bibl1a y hace al hombre, de facto, el árbitro de la autoridad final a semejanza de la Teología Subjetiva. Para el neo-ortodoxo, la Biblia es el instrumento a través del cual Dios habla a] hombre pero contiene muchas inexactitudes históricas y aun contradicciones y errores. En efecto, si bien el teólogo neo-ortodoxo acepta que lo "espiritual" del mensaje bíblico puede desligarse de los hechos históricos y que estas porciones de la Palabra son las que utiliza el Espíritu para revelar la verdadera palabra de Dios, acepta al mismo tiempo que el hombre es pecador y cabe, pues, preguntarse: ¿qué garantía tiene el hombre pecador, y por tanto errado, de poder discernir sin error en medio de las páginas semi-ciertas y semi-equivocadas de la Biblia?
2. Confunde el “encuentro” con la revelación. Para el neo-ortodoxo la Biblia, en sí misma, es algo sin vida y sin significado redentor; la Escritura llega á ser sólo Palabra de Dios cuando es experimentada por el hombre. La revelación se produce en el "encuentro" del hombre con Dios y solamente cuando el hombre experimenta la gracia de Dios en Cristo, por medio de la lectura de las Escrituras, éstas son propiamente Palabra de Dios. Y la fe por la que el hombre obtiene esta experiencia es completamente independiente, por ejemplo, de la historicidad del relato evangélico o del Pentateuco,
3. Sigue adoptando los principios de la crítica de la Teología Subjetiva. La Biblia, para el neo-ortodoxo, es tan sólo el registro de una serie de experiencias religiosas y para devenir Palabra de Dios está condicionada a la experiencia subjetiva de cada individuo. Para el neo-ortodoxo la Biblia no es una Revelación infalible y no es un cuerpo de verdad dado por Dios al hombre mediante un proceso de revelación e inspiración en la historia. La Teología Neo-ortodoxa trata de unir la supuesta falibilidad humana de las palabras de la Biblia con la infalibilidad divina de su contenido. Pero, ¿qué confianza podría merecernos la "revelación" de Dios, la Biblia, si no podemos tener seguridad de la veracidad de sus palabras? Al considerar a la Biblia como libro humano y falible, viene a decirnos la neo-ortodoxia que Dios está dispuesto a comunicar su verdad en esta experiencia llamada "encuentro" a través de las páginas de una obra que contiene error. ¡Grave contradicción de fatales consecuencias!

D. La posición de la teología cristiana-evangélica.

La posición del Cristianismo Evangélico puede ser formulada con palabras de la misma Biblia: 2 Timoteo 3:16. La teología Cristiana-evangélica afirma que hay una completa identificación entre la Biblia y la revelación de Dios. Las palabras de la Escritura y la Palabra de Dios son sinónimas. La Biblia es la única revelación existente plenamente garantizada y providencialmente llegada por Dios al hombre.
Entonces, para el cristiano evangélico, la Biblia es la Palabra infalible de Dios. Es el registro de la revelación especial que completa la revelación general. La Biblia es dada por Dios y es inspirada tanto en su contenido como en su forma. El cristiano evangélico reconoce la autoridad e infalibilidad de la Biblia en su totalidad y entiende que la Biblia es la revelación perfecta y completa de la voluntad de Dios para los hombres. Al escuchar el mensaje de la Biblia, se escucha a Dios mismo. La Escritura es inalterable, indestructible en su veracidad; indiferente a cada negación, a la ignorancia humana y a la crítica, al error y a los ataques del subjetivismo. Y el cristiano evangélico quiere ser instruido y convencido por ella.

3 comentarios:

Arón dijo...

Bendiciones!!!!
Su blog es muy interesante; gracias por compartir sus conocimientos, me ha resultado de mucha ayuda.

freddy jose dijo...

Dios te siga bendiciendo, hermano, muy interesante esta pagina.
Quisiera , por favor, me envie informacion sobre teologia dogmatica y las nuevas teologias, las necesito para un trabajo del Instituto. Muchas gracias, bendiciones.
e-mail: freddyaleman64@hotmail.com

freddy jose dijo...

Dios te siga bendiciendo, hermano, muy interesante esta pagina.
Quisiera , por favor, me envie informacion sobre teologia dogmatica y las nuevas teologias, las necesito para un trabajo del Instituto. Muchas gracias, bendiciones.
e-mail: freddyaleman64@hotmail.com